Entre Cano, Flandes e Italia: Risueño en la encrucijada del barroco granadino

Resumen

La producción pictórica de José Risueño ha experimentado una fortuna crítica dispar y su valoración ha estado tradicionalmente ensombrecida por la alta estimación que han merecido sus obras de escultura, pese a que, paradójicamente, el artista desempeñó un papel más importante como pintor en el panorama granadino del primer tercio del siglo XVIII, llenando el importante vacío que habían dejado Pedro Atanasio Bocanegra y Juan de Sevilla tras su muerte a finales de la centuria precedente. La celebración de este simposio constituye una ocasión de excepción para volver sobre este asunto, trazando un recorrido por las pinturas más significativas de Risueño y presentando algunas nuevas incorporaciones a su catálogo. El análisis de esta producción nos permitirá interrogarnos sobre el enigma de su formación, revisar algunos tópicos de la historiografía y descubrir las influencias que modularon su peculiar lenguaje creativo, donde el sustrato canesco se funde con las aportaciones foráneas venidas de Flandes e Italia.