Compendio de las esculturas dieciochescas de San Miguel en la diócesis de Baeza-Jaén

Resumen

En el museo del convento de San Juan de la Cruz de Úbeda existe una pequeña imagen de San Miguel que supone la patronal de la ciudad. Se trata de una imagen en cierto modo descontextualizada que en 2005 fue atribuida a José Risueño, aunque la propia catalogación del museo apuesta por José de Molina. En la comunicación que ofrecemos humildemente no vamos a poder llegar a ninguna atribución a Risueño, pero sí nos va a permitir analizar la obra (de carácter giratorio, estofada, con la riqueza de este siglo en las vestiduras, con la forma iconográfica que adopta el demonio en este momento,…). Desde esta obra partiremos para incidir en las de similares características del archiserafín celeste realizadas en madera de este siglo que tenemos catalogadas en la diócesis (santuario de Chircales de Valdepeñas de Jaén, palacio Rubín de Ceballos de Baeza, sacristía colegiata de San Andrés de Baeza, ermita de San Miguel de Martos y convento de las Bernardas de Jaén. Es curioso que todas ellas muestran la iconografía de la precipitación mediante espada (en muchas ocasiones flamígera) del ángel negro en el comienzo de los tiempos, frente a la iconografía del Juicio Final, más afín a otras épocas anteriores y posteriores. En resumen lo que presentamos es un razonamiento de lo que fue esta parte tan llamativa en nuestra tesis doctoral defendida en 2010.