Domingo Chavarito: un pintor en la estela de Risueño en el Camarín de la Virgen del Rosario de Granada. Nuevos datos e interpretaciones

Resumen

Cinco años antes de la muerte del artista José Risueño, comienza a ver la luz en la ciudad de Granada uno de los proyectos más ambiciosos que se han forjado en la Historia del Arte en nuestra ciudad: el Camarín de Nuestra Señora del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo. Una empresa que responde, al mecenazgo de una de las corporaciones religiosas más aristocratizadas y poderosas de la época, con el caballero veinticuatro Pedro Pascasio de Baños a la cabeza, y al gran fervor que la ciudad profesaba a la Virgen del Rosario, especialmente tras los sucesos milagrosos de 1670 y 1679. Debido a la dilatación en el tiempo de las obras de dicho inmueble, hasta los años setenta del siglo XVIII, el maestro Risueño no pudo verlas acabadas. Sin embargo, uno de sus más fieles seguidores, Domingo Chavarito, se encargaría de la decoración del postcamarín y los antecamarines del mismo. Quedando así patente la estela y la gran influencia de José Risueño en esta obra cumbre del barroco hispánico.

Son varios los estudios que se han realizado hasta ahora sobre Domingo Chavarito y el Camarín de Nuestra Señora del Rosario, casi todos ellos durante la segunda mitad del siglo pasado. Sin embargo, tras el proceso de restauración al que se ha visto sometido este edificio, en época reciente, y la gran cantidad de hallazgos inéditos y novedades que ha supuesto, hemos visto necesario hacer una revisión y emprender nuevas investigaciones. Por ello, el objeto de esta comunicación será exponer los datos inéditos hallados respecto a Domingo Chavarito y sus obras en este camarín, hacer una reinterpretación del complejo programa iconográfico, teniendo en cuenta las fuentes de la época, así como hacer un análisis de la relación de estas obras con la plástica de José Risueño.