Lo dieciochesco al otro lado del Atlántico. La Escuela Quiteña

Resumen

La estética del rococó europeo, tan difuminada en el último barroco peninsular, alcanzó una madurez mucho más visible al otro lado del océano, especialmente en el entorno quiteño. La Real Audiencia de Quito llegó a fraguar una prestigiosa escuela de pintores y, sobre todo, de escultores que, en el siglo XVIII, se consolida como un foco de producción y exportación de obras de arte entre los más reputados a nivel internacional. Sus creaciones se expanden por los tres virreinatos y hasta llegan al Viejo Continente despertando una singular simpatía en el público. De esta manera, una vez más, los territorios americanos, no sólo aceptan el lenguaje de los estilos vigente en Europa, sino que lo devuelven enriquecido con las aportaciones de su peculiar personalidad.